Trabajadores Agrícolas de Nueva York: Crispin

13220980_10153467404727117_7548471000396415955_n

Hola mi nombre es Crispin. Trabaje para MF en Lowville, Nueva York por tres anos, y fue despedido un dia despues de cuando nuestro supervisor, quien es el hijo de patron, me vio con miembros del Centro de Trabajadores del Centro de Nueva York, lo cual trata de ayudar a los trabajadores agricolas parar terminar con las injusticias donde trabajamos.

Trabaje para la lecheria por mas de tres anos. Era un adolescente cuando empece. Mantengo a una familia de mas que diez personas, mis padres, hermanos, y parientes. Esto fue mi primera vez en este region, no conocia a nadie, estaba bien solo. La verdad es muy dificil de estar lejos de mis seres queridos.

El trabajo alli es duro y pesado. Trabajaba un turno de 12 horas, seis dias a la semana, desde las 6 de la tarde hasta las 6 de la man~ana, o desde las 6 de la manana hasta las 6 de la noche. Es trabajo duro, rapido y constante y hay presion para acabarlo. A veces no puedes tomar tu media hora para comer tu almuerzo, y si tomas una pausa para tomar agua o ir al bano, puedes atrasarte. No nos pagan horas extras.

Hay tantas injusticias donde trabajamos. Nos tratan como esclavos y peor que a las vacas. Es como nuestros patrones y supervisors no nos ven como seres humanos. Un supervisor es el yerno del dueno, golpeo un trabajador, Fransisco, enfrente de los otros trabajadores. Nadie hizo nada ni lo paro, todos tienen miedo de decir cualquiera cosa a el. Nos intimidaron a no ir a la protesta alrededor de lo que le paso a Fransisco.

Hay muchos accidentes laborales en las lecherias y muchos trabajadores han muerto. Muchos ni siquiera estan entrenados. Cuando empece a trabajar una vaca me piso la mano. La duena y su hija estaban ahi y vieron que mi mano estaba sagrando. No preocuparon nada por mi, no me dijeron como llegar al hospital o al doctor. No me dieron ni un dia.

No conocemos a mucha gente afuera del rancho donde vivimos. No tenemos transporte. Los raiteros nos cobran mucho dinero para que podamos ir a comprar alimentos y regresar a casa.

Sin el centro de trabajadores, estaria aislado. A veces, una vez al mes, un voluntario o Rebecca conducir mas de dos horas para llegar a la traila donde vivimos. No podemos ir a ese lugar sin que los voluntarios nos recojan por que los raiteros nos cobraban mas de $500 para llevarnos a Syracuse. Rebecca llego al rancho, tuvimos una junta para hablar sobre salud y seguridad en el lugar de trabajo, obteniendo clases de ingles, y maneras en que podríamos tener mejores condiciones de trabajo.

Debemos de tener el derecho de hacer lo que queremos al fin del trabajo. Pero cuando el hijo de patron vio a Rebecca con nosotros, el llamo a la policia. Teníamos mucho miedo.

Me despidieron después de eso y perdi mi casa. Me dieron un papel para que firmara, pero estaba en Ingles. Tenia solamente 4 dias para mudarme y no sabia si ellos iban a llamar a la policia de nuevo, no sabia donde ir.

Aun tengo miedo, pero estoy aqui por que no es justo lo que esta pasando a trabajadores como yo. Hay tantas injusticias. Creo que todos somos seres humanos y que todos merecemos ser tratados con dignidad y respecto.

Quiero que la gente sepa de donde viene la leche. Sin trabajadores agricolas y nuestro labor, no habría frutas o verduras. Pero estamos siendo tratados como si no tuviéramos derechos. Como si nuestra vida no impotrarían. Como si los supervisadores pudrieran tomar nuestra ganancias, nos pudieran despedir, o nos pudieran asustar cuando tratamos de mejorar las condiciones del trabajo.

Quiero que estas injusticias ya no sigan pasando. Tengo esperanza que lograremos el cambio. Quiero pedir su apoyo para que todas estas injusticias cambien, que Nuevo York sea un estado que nos traten bien, que nos traten con dignidad y respeto.