Victoria de Alberto!

image

Alberto mostrando su cheque que representa horas y horas de trabajo. NO al robo de salarios!

Estamos bien contentos de dar a conocer otra victoria mas de los trabajadores miembros del Centro! La historia de Alberto comenzó en una lechería por ella en Naples, NY hace como dos años. El fue despedido porque al dueño no le gustó que él hablara con sus compañeros de trabajo sobre  problemas con el salario que estaban recibiendo. Es muy común que los patrones no quieran que los trabajadores hablen entre ellos mismos por que saben que entre mas trabajadores enterados y organizados es mas difícil  aprovecharse de ellos. El dueño del rancho lo agredió física y verbalmente, lo despidió y le quedó debiendo como dos semanas de trabajo. Qué injusticia y que robo! Pero Alberto no se dejó intimidar por el patrón y se puso en contacto con el Worker Justice Center en Rochester donde conoció a Carly Fox, educadora de derechos laborales y legales de esa organización hermana. Pues asi, con la información y el apoyo que le dio  Carly empezó el plan. Con el apoyo de aliados, Alberto regresó al rancho y presentó una carta al dueño del rancho demandando que le pagaran, pero el dueño respondió con mentiras. Luego envió una carta a los que le compran la leche al rancho, pero ellos dijeron que ese no era su problema. A la vez y con la ayuda del Centro de Justicia de los Trabajadores en Rochester también hizo una queja formal con el Departamento de Trabajo. Mientras tanto Alberto se unió a la lucha por la dignidad y el respeto para los trabajadores agrícolas. En Noviembre del 2015 participó en la conmemoración para recordar a los trabajadores caídos y junto con un grupo de trabajadores líderes alzo su voz públicamente en una iglesia del pueblo de Penn Yan para contar su historia y y agarrar mas apoyo.  Aunque su lucha fue larga el nunca se dio por vencido y hace dos meses recibió su pago. Lo mas bueno es que Alberto no sólo recibió lo que le debían sino que su pago final incluyó daños liquidados.

El mensaje para los patrones que abusan de su poder, explotan a sus trabajadores, los agreden y no les pagan es claro: lo van a pagar muy caro! Aunque la justicia se tardó en llegar, esto es el comienzo y poquito a poco estamos construyendo el movimiento para un futuro con respeto y dignidad para todos los trabajadores inmigrantes de los ranchos de Nueva York.

Alberto comparte este mensaje: “Sí, se.. puede y sí se pudo…podremos perder la guerra pero no la batalla..gracias a todos los que apoyaron para poder hacer esto en victoria….el respeto al derecho ajeno es la paz”

Alberto es miembro y líder del Centro de Trabajadores de CNY. Sí se puede!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *